22575
post-template-default,single,single-post,postid-22575,single-format-standard,stockholm-core-1.2.1,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-5.2.1,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline-bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

EL SPLEEN DE PARÍS

EL SPLEEN DE PARÍS

Charles Baudelaire

SINOPSIS

El Spleen de París no tiene que ver con lo real. Las cosas de la tierra, según Baudelaire, solo existen en escasa medida, pues <<la verdadera realidad no está más que en los sueños>>. De esta afirmación al Surrealismo no media ni un paso, y no es otra la vía para, por los “sobresaltos de la conciencia” y el ejercicio lúcido de la razón, recuperar el alma del mundo.

 

 

 

Autor: Charles Baudelaire

Traducción y prólogo de Pedro Gandía.

Ilustración de cubierta: Carlos Forns Bada.

Editorial: Ediciones Aitana, 1993, Altea (España)

ISBN 84-86156-24-6

133 págs.

 

 

 

COMPARTIR

SOBRE LA OBRA

Por Ricardo Llopesa, LEVANTE Valencia - 11/3/1994

[…] El Spleen de París es el título póstumo que le dieron los editores, en 1869, y que recoge un poco más de la mitad del centenar de textos proyectados por Baudelaire cuando inició la redacción, bajo el título de Poèmes nocturnes, aunque, en realidad, son más conocidos por Pequeños poemas en prosa. Teófilo Gautier, a quien Baudelaire dedicó Las flores del mal, escribió: Aunque ya no sienta como antaño horror a la palabra adecuada ni ame la perífrasis, el verso francés se resiste, por su propia estructura, a expresar la particularidad significativa, y, cuando se obstina en hacerla entrar en su estrecho marco, se vuelve enseguida dura, áspera y penosa. Los Pequeños poemas en prosa vienen, pues, muy a propósito, a suplir esa incapacidad, y como esto exige un arte exquisito, pues hay que colocar cada palabra, antes de utilizarla, en una balanza más sensible […] para saber si tiene la ley, el peso y el sonido requeridos, Baudelaire ha puesto de relieve un aspecto precioso, delicado y raro de su talento. Ha podido captar más de cerca lo inexpresable y traducir esos matices huidizos que flotan entre el sonido y el color y esos pensamientos que parecen arabescos o temas de frases musicales. La traducción de Pedro Gandía Buleo ha sabido interpretar estos extraños matices de luz y color, vibraciones del alma y el pensamiento, siendo fiel al texto original como al estilo.

 

RICARDO LLOPESA / Levante, Valencia ― 11/3/1994