NARCISO | Pedro Gandía
22601
post-template-default,single,single-post,postid-22601,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-4.6,menu-animation-underline-bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

NARCISO

NARCISO

Pedro Gandía

SINOPSIS

El príncipe de los poetas franceses, Paul Valéry (1871-1945), el artista “puro” ―al margen de su propia creación, superior a ella misma―, mostró una fascinación constante por la imagen de Narciso, personaje que recorre toda su obra desde “Narciso habla”, compuesto a los diecinueve años, uno de los más bellos poemas de su primer período simbolista, pasando por “Fragmentos del Narciso”, escrito entre 1919 y 1923, hasta el texto dramático de 1941, Cantata del Narciso, ejercicios de sonora maestría, poesía pura en escena, que fueron musicalizados por Germaine Tailleferre. La intención de Valéry, según confesión propia, era reunir todos los fragmentos de sus Narcisos para hacer un libro tan bello, en cuanto a forma y sustancia, como creía serlo el personaje mítico. Como ninguna otra obra del autor, los versos que Valéry compone con la temática de la muerte de Narciso ―cincuenta años separan el primer poema de su última variación― reflejan el desarrollo de sus teorías poéticas y demuestran que, aparte de que un poema nunca se termina salvo por accidente, la búsqueda de la plena conciencia y el conocimiento absoluto es tan imposible de alcanzar como inútil la búsqueda de sí mismo de Narciso.

 

 

 

Autor: Paul Valéry

Edición de Pedro Gandía. Edición bilingüe.

Ilustración de cubierta: Caravaggio, Narciso.

Editorial: Hermida Editores, 2017, Madrid (España)

ISBN 978-84-946647-4-8

125 págs.

 

 

 

COMPARTIR

SOBRE LA OBRA

“Paul Valéry, Narciso” por Santos Domínguez, RITMOS 21 - 31/05/2017

Paul Valéry o el artista en su reflejo titula Pedro Gandía el espléndido prólogo con el que presenta su traducción de Narciso en la edición bilingüe que publica Hermida Editores.

 

Esa introducción hace un recorrido por la presencia fecunda en la literatura del mito de Narciso y de su muerte ahogado, por la simbología moral y cósmica de un mito que Valéry evocó e invocó repetidamente en su poesía durante más de medio siglo: desde Narciso habla (1890) a la Cantata del Narciso (1941), pasando por los Fragmentos del Narciso (1919-1923).

 

Y es que -señala Pedro Gandía- “como ninguna otra obra del autor, los versos que Valéry compone con la temática de la muerte de Narciso reflejan el desarrollo de sus teorías poéticas y demuestran que un poema nunca se termina salvo por accidente».

 

El reflejo en el agua, el espejo como imagen de la reflexión sobre la propia identidad, la soledad como condena y como salvación convierten el mito de Narciso en símbolo de la meditación sobre la poesía, sobre la conciencia y la vida y sobre sí mismo:

 

¿Sabe este cuerpo puro que puede seducirme?
¿Con qué profundidad sueñas tú instruirme,
Habitante abismal, huésped tan especioso
De un cielo oscuro abajo, lanzado de los cielos?

 

Como en El cementerio marino, un meditado sistema de correspondencias y contrastes desarrollan la tensión sostenida entre contrarios: el fondo y la forma, el tiempo y la eternidad, la tierra y el cielo, el cuerpo y el alma, el ser y la nada:

 

¡Ay, cuerpo miserable, es el tiempo de unirse!…
Inclínate… Y bésate. ¡Tiembla en todo tu ser!
El inasible amor que tú me prometiste
Pasa y, en un temblor, quiebra a Narciso y huye…

 

 

http://www.ritmos21.com/316916746/libros-poesia-feria-libro-madrid.html

 

"Valéry traducido por Pedro Gandía" por Amador Palacios, ABC - 10/06/2017