22561
post-template-default,single,single-post,postid-22561,single-format-standard,stockholm-core-1.2.1,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-5.2.1,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline-bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

AVATAR

AVATAR

Théophile Gautier

SINOPSIS

Octave de Saville, incapaz de soportar la vida sin el amor de la condesa Prascovia, casada con el conde Labinski, decide utilizar como último recurso los servicios del doctor Cherbonneau, quien intercambia los cuerpos y las almas del amante y el esposo: un extraordinario “avatar” que alienta la esperanza de Octave.

 

Théophile Gautier (1811-1872), el “perfecto mago de las Letras Francesas”, como lo definiera Baudelaire en la dedicatoria de su célebre poemario, pintor de palabras, maestro de la descripción que va más allá de lo físico, alcanza en Avatar la perfección de ese estilo onduloso, colorido y brillante que lo caracteriza.

 

La influencia de Gautier sobre el Modernismo es esencial, y los estudiosos de Rubén Darío tienen en Avatar un texto clave para comprender la génesis renovadora de la prosa de Azul…
No es el triunfo del Bien (la pureza angelical de la protagonista) lo que gritan las páginas de este relato fantástico, sino la belleza formal de las mismas. “El Bien ―decía Baudelaire― es la base y el objeto de las investigaciones morales. Lo Bello es la única ambición, la meta exclusiva del Gusto”. Lo Bello, en Avatar, está por encima del Bien. Gautier no amó en vida, y en obra, otra cosa que lo Bello, y lo Bello fue para él un fatum.

 

 

Autor: Théophile Gautier

Traducción, prólogo y notas de Pedro Gandía

Diseño de cubierta: Clara Núñez Lagos

Editorial: Lípari Ediciones, 1992, Madrid (España)

ISBN: 84-87521-04-5

139 págs.

 

 

COMPARTIR

SOBRE LA OBRA

Por Ricardo Llopesa, EL MONO-GRÁFICO - 12/1992

Esta edición de Avatar es la mejor traducción, entre tres o cuatro que conozco, porque sigue con fidelidad el texto original y reproduce la musicalidad de la prosa. Su traductor, Pedro Gandía Buleo, responsable de la edición y las notas, introduce inteligentemente al lector a través de unas páginas preliminares que resultan tan brillantes como el libro mismo.

 

Ricardo Llopesa, El Mono-Gráfico, n.4 ― 12/1992